Mi Historia

PUEDES CERRAR LOS OJOS A LA REALIDAD, PERO NO A LOS RECUERDOS.

Texto en desarrollo